Contenidos

Estudio Fundación Salud Calle: la prevalencia de esquizofrenia en las personas que viven en situación de calle es cuatro veces más que el promedio general - Telsalud


Psicología al día

Estudio Fundación Salud Calle: la prevalencia de esquizofrenia en las personas que viven en situación de calle es cuatro veces más que el promedio general

por Equipo Telsalud / 12 de febrero 2021

A propósito de la muerte del joven malabarista en Panguipulli, quien vivía con esquizofrenia, muchos se han preguntado si la psiquiatría comunitaria -versus las antiguas instituciones de salud mental donde los pacientes eran encerrados- es suficiente o si se requiere mejorar la forma en que se aborda la situación de calle y su relación con la salud mental. 

Según un estudio realizado por la Fundación Salud Calle en el 2019 la prevalencia de esquizofrenia en las personas que viven en situación de calle es cuatro veces mayor que el promedio general, por lo que se puede asumir que hay una relación significativa entre esa enfermedad y estar y vivir en esa condición.

“Fundación Salud Calle” tiene 13 años de existencia y colabora desde entonces con las hospederías del Hogar de Cristo y también realiza rutas calle. Han tenido 2.800 voluntarios y anualmente se inscriben 200 estudiantes de medicina a principios de año para trabajar en esta tarea a lo largo del año. Además, ya cuenta con una generación de 50 médicos titulados, algunos especialistas, todos sensibilizados con los más excluidos de la sociedad.

Entre el 2017 y el 2019, decidieron digitalizar las fichas de los pacientes que atendían desde sus inicios. Recuperaron cerca de 600 fichas, al filtrar el contenido quedaron con 452. En las personas en situación de calle, un 7% presentó tuberculosis, una cifra muy superior a la media nacional que es de 2,8 casos por cada 100.000 habitantes. En VIH, también arrojó una cifra muy superior: un 3% de las personas en situación calle.

En cuanto a la esquizofrenia, la prevalencia en este grupo de personas es de 4,5%, que es cuatro veces más que el promedio de la población general, , por lo que se puede asumir que hay una relación significativa entre esta enfermedad y estar en situación de calle”. Sin embargo, no es mucho lo que estos voluntarios pueden hacer para ayudarles ya que se trata de una patología siquiátrica que requiere de tratamiento con drogas controladas como las benzodiacepinas y la metodología de Salud Calle no lo permite.

EXPERIENCIAS INTERNACIONALES

Los ojos se vuelven hacia España, y una experiencia llamada “Sinhogarismo”, en que el Estado provee de vivienda y comida a estas personas, además de asistencia médica regular, lo que incluye la salud mental. En Chile, el 2019 se implementó un programa similar llamado Vivienda Primero, pero aún son pocas las personas que acceden a este beneficio, dada la gran magnitud de gente sin hogar.

En México, en la ciudad de Guadalajara, se realizó un catastro sobre salud mental y situación calle y descubrieron que la esquizofrenia, en todas su variantes, es el trastorno mental que presentan la mayoría de las personas que viven  en las calles de Guadalajara, en gran medida debido al abandono de sus familias a causa de su condición, afirmó la académica del Departamento de Clínicas de la Salud Mental, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la UdeG, doctora María Guadalupe Covarrubias de la Torre.

Afirmó que el 80 por ciento de quienes viven en situación calle tiene trastornos mentales a nivel psiquiátrico, aunque se desconoce si estos problemas de salud mental se manifestaron antes o durante la situación de indigencia.

La esquizofrenia, en todas sus variedades, habla del trastorno de personalidad más fuera de la realidad y hay muchas variaciones: desde delirios auditivos a visuales, y de olfativos a de gustos, y dentro de esta gama, muchas maneras de expresarse”, dijo Covarrubias de la Torre.

Aunque mucha gente podría asustarse con personas en esta condición, la realidad es que los indigentes que la sufren “no son peligrosos, porque no son sociópatas. Hablan solos, no tienen habilidades para encontrar sus alimentos, escarban en la basura, se meten a lugares sucios, buscan espacios en sitios insalubres y se va gestando una situación de rechazo en apariencia. Generalmente, el esquizofrénico no tiene un debate directo con otra persona, pues en su mente ya trae el delirio. Entre la gente hay, más que nada, un rechazo por sus condiciones higiénicas”, subrayó.