Contenidos

El estrés que viven en pandemia adultos mayores y personas con discapacidad - Telsalud


Noticias y tendencias

El estrés que viven en pandemia adultos mayores y personas con discapacidad

por Equipo Telsalud / 16 de junio 2020

Esta pandemia pone en especial cuidado a las personas consideradas de alto riesgo; sin embargo, debemos cuidar su estado emocional, ya que ellos lo viven de forma más compleja. Las autoridades llaman a redoblar los esfuerzos para cuidar a quienes tienen  discapacidad o son adultos mayores. En las noticias, también se hace hincapié en ellos, pero ¿hemos pensado qué sienten al ser considerados como “de riesgo”?

 

Ellos van a sentir más estrés, debido a los siguientes factores:

  • Los adultos mayores y las personas con discapacidades tienen mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental, como depresión.
  • Los problemas de salud mental pueden presentarse con alguna molestia física (como dolores de cabeza o de estómago) o con problemas cognitivos (como dificultad para concentrarse).
  • Es más probable que los médicos no detecten problemas de salud mental en personas con discapacidades, porque se concentran en atender y tratar sus afecciones subyacentes, a diferencia de las personas sin discapacidades.
  • Pasa algo similar con los adultos mayores, porque se puede confundir la depresión como una parte normal del proceso de envejecimiento.

 

Por eso, es fundamental que los cuidadores tengan en cuenta el estado de ánimo de estas personas. Más que exponerlas a las noticias o recalcarles que están en riesgo, es importante mantener conductas de cuidado, hablar con su doctor si hay cambios significativos de ánimo, y pedirles que cuenten cómo se sienten: cuáles son sus miedos, y buscar explicaciones de autocuidado en conjunto. 

 

Reacciones frecuentes al COVID-19

  • Preocupación acerca de cómo protegerse del virus porque corren mayor riesgo de enfermarse gravemente.
  • Preocupación por la posible interrupción de los servicios comunitarios y de atención médica a causa del cierre de establecimientos o la reducción de servicios y el cierre del transporte público.
  • Sentirse socialmente aislados, especialmente si viven solos o en un entorno comunitario que no admite visitas a causa del brote.
  • Culpa si sus seres queridos los ayudan con sus actividades de la vida cotidiana.

Mayores niveles de angustia si:

  • Tienen problemas de salud mental anteriores al brote, como depresión.
  • Viven en hogares de bajos recursos o tienen barreras idiomáticas.
  • Sufren estigma a causa de su edad, raza o grupo étnico, discapacidad, o porque se los percibe como posibles agentes de propagación del COVID-19.